viernes, 11 de diciembre de 2009


A las visperas del video tan esperado, les dejo una perlita que tomé de la página Infonom.com, increíble: VIVEN SIN JESÚS. Muchos ya sabiamos de esta novedad hace ya unos meses atrás... Hoy lamentablemente lo dejan bien en claro. Y si no vive Jesús, ¿quién mora en el corazón de los adventistas trinitarios? Hay solamente dos espíritus, el de Cristo o el de Satanás. Saquen sus conclusiones.




Fuente: Infonom.com
Leer más >>

domingo, 31 de mayo de 2009

6

BAUTISMO 3.1

Miren que interesante este artículo del diario web Zenit.org (católico), en el que explicitan su compromiso al ecumenismo centrado en la TRINIDAD... Esto está tomando forma, la crisis final predicha se está desarrollando frente a nuestros ojos. La ley dominical será un tramite para algunos...


------------------------------------------------------------------


Permalink: http://www.zenit.org/article-31362?l=spanish

La Iglesia reconoce el bautismo de otras confesiones cristianas

Documento de la Comisión Episcopal de Ecumenismo de Argentina

BUENOS AIRES, jueves 28 de mayo de 2009 (ZENIT.org-Aica).- La Comisión Episcopal de Ecumenismo, Relaciones con el Judaísmo, el Islam y las Religiones, presentó este miércoles una guía pastoral sobre "el sacramento del Bautismo en las relaciones de la Iglesia católica con las demás iglesias y comunidades eclesiales", al que definió como un paso en el camino hacia "la comunión real, aunque imperfecta o incompleta" con los cristianos.

El presidente de la Comisión, monseñor Carlos Humberto Malfa, obispo de Chascomús, explicó que se reconoce como "único" y "válido" el Bautismo realizado mediante la administración o inmersión en agua con la forma trinitaria Padre, Hijo y Espíritu Santo, y subrayó que el Bautismo es "imborrable e indeleble" y fundamento del "compromiso ecuménico de la Iglesia".

Monseñor Malfa consideró que la guía es necesaria para los agentes de pastoral, porque ordena en forma sistemática los elementos teológicos, pastorales y disciplinarios de la fe de la Iglesia sobre este sacramento vital.

"Dada la fragmentación religiosa de los cristianos, no siempre es posible dar una respuesta inmediata para certificar la validez de un Bautismo, por eso este subsidio es un aporte enriquecedor para un discernimiento iluminado de esos interrogantes", subrayó.

El obispo recordó que muchos papas a lo largo de la historia de la Iglesia aconsejaron que no es conveniente "rebautizar", e insistió en la necesidad de "avanzar en la reciprocidad en el reconocimiento mutuo del sacramento del Bautismo", como el suscripto por la Iglesia católica en la Argentina con la Iglesia Evangélica del Río de la Plata y la Iglesia Evangélica Luterana Unida.

En tanto, monseñor Gustavo Help, obispo de Venado Tuerto y miembro de la Comisión Episcopal, destacó que "las ansias de unidad en el espíritu se llevan en el corazón" y advirtió que "sin unidad no hay vida" y es necesario "conducir la comunión en el encuentro con Dios":

"Hay que clarificar las ideas para que la comunión sea verdadera y profunda", subrayó. A lo que monseñor Malfa acotó: "Hay que priorizar el ecumenismo espiritual, es decir, descubrir que el acercamiento a Cristo nos acerca a los hermanos", mientras que el presbítero Fernando Giannetti, secretario ejecutivo de la Comisión, sostuvo que el objetivo en el camino ecuménico es "buscar lo que nos une y no lo que nos separa".

Monseñor Malfa negó que este reconocimiento del Bautismo pueda ser interpretado como "proselitismo" por parte de la Iglesia católica, porque como dijo Juan Pablo II la misión evangelizadora apunta a "proponer la fe y no a imponerla". No obstante, aclaró que "no se puede oponer el ecumenismo al mandato evangelizador y misionero".

------------------------------------------------------------------

EL CENTRO DEL CONSEJO MUNDIAL DE IGLESIA ESTÁ BASADO EN LA TRINIDAD
(Haga click en la foto)


MIEMBROS DEL CONSEJO MUNDIAL DE IGLESIAS
(Haga click en la foto)

PARTICIPANTES DE LA PLANIFICACIÓN MISIONERA EN EDIMBURGO 2010  SEGÚN EL CMI
(Haga click en la foto)
  
RED DE NOTICIAS ADVENTISTAS: AFIRMA SU COMPROMISO CON EL CMI
(Haga click en la foto)

UNIÓN AUSTRAL: FOLLETO PARA SEMANA SANTA, LA IASD INCLUIDA EN EL LISTADO DE IGLESIAS
(Haga click en las fotos)
Leer más >>

viernes, 20 de febrero de 2009

1

¿Quienes son los Jesuitas?

Serie de Comics "Alberto"


Fuente: www.Ap-14.com

--------------------------------------------
La orden de los jesuitas, con casi 500 años de operaciones geopolíticas a sus espaldas, es una organización exclusivamente masculina que está estructurada como una orden militar secreta ya que exige juramentos secretos a sus miembros y una completa obediencia al superior directo de cada uno, que es en última instancia, el Superior General (a menudo apodado como el Papa Negro, desde que viste de negro y "está a la sombra" del Papa).
La "Compañía de Jesús" - como se conoce oficialmente - fue utilizada originalmente por el Vaticano para luchar contra los diversos movimientos reformistas en Europa, por lo cual, el Vaticano perdido mucho de su poder político y religioso. Su objetivo principal siempre ha sido mantener al Vaticano mediante la regla del Poder temporal.
mas : http://escuadronesporlaverdad.com/index.php?title=Jesuitas
Fuente: http://investigar11s.blogspot.com/2009/02/los-jesuitas.html
-----------------------------------------

Según el Conflicto de los Siglos (pp. 249-252)

La causa protestante se veía entonces rodeada de grandes peligros. Los anatemas del papa tronaban contra Ginebra, y poderosas naciones amenazaban destruirla. ¿Cómo iba tan pequeña ciudad a resistir a la poderosa jerarquía que tan a menudo había sometido a reyes y emperadores? ¿Cómo podría vencer los ejércitos de los grandes capitanes del siglo? En toda la cristiandad se veía amenazado el protestantismo por formidables enemigos. Pasados los primeros triunfos de la Reforma, Roma reunió nuevas fuerzas con la esperanza de acabar con ella. Entonces fue cuando nació la orden de los jesuítas, que iba a ser el más cruel, el menos escrupuloso y el más formidable de todos los campeones del papado. Libres de todo lazo terrenal y de todo interés humano, insensibles a la voz del afecto natural, sordos a los argumentos de la razón y a la voz de la conciencia, no reconocían los miembros más ley, ni más sujeción que las de su orden, y no tenían más preocupación que la de extender su poderío. El Evangelio de Cristo había capacitado a sus adherentes para arrostrar los peligros y soportar los padecimientos, sin desmayar por el frío, el hambre, el trabajo o la miseria, y para sostener con denuedo el estandarte de la verdad frente al potro, al calabozo y a la hoguera. Para combatir contra estas fuerzas, el jesuitismo inspiraba a sus adeptos un fanatismo tal, que los habilitaba para soportar peligros similares y oponer al poder de la verdad todas las armas del engaño. Para ellos ningún crimen era demasiado grande, ninguna mentira demasiado vil, ningún disfraz demasiado difícil de llevar. Ligados por votos de pobreza y de humildad perpetuas, estudiaban el arte de adueñarse de la riqueza y del poder para consagrarlos a la destrucción del protestantismo y al restablecimiento de la supremacía papal.
Al darse a conocer como miembros de la orden, se presentaban con cierto aire de santidad, visitando las cárceles, atendiendo a los enfermos y a los pobres, haciendo profesión de haber renunciado al mundo, y llevando el sagrado nombre de Jesús, de Aquel que anduvo haciendo bienes. Pero bajo esta fingida mansedumbre, ocultaban a menudo propósitos criminales y mortíferos. Era un principio fundamental de la orden, que el fin justifica los medios. Según dicho principio, la mentira, el robo, el perjurio y el asesinato, no sólo eran perdonables, sino dignos de ser recomendados. siempre que vieran los intereses de la iglesia. Con muy diversos disfraces se introducían los jesuítas en los puestos del estado, elevándose hasta la categoría de consejeros de los reyes, y dirigiendo la política de las naciones. Se hacían criados para convertirse en espías de sus señores. Establecían colegios para los hijos de príncipes y nobles, y escuelas para los del pueblo; y los hijos de padres protestantes eran inducidos a observar los ritos romanistas. Toda la pompa exterior desplegada en el culto de la iglesia de Roma se aplicaba a confundir la mente y ofuscar y embaucar la imaginación, para que los hijos traicionaran aquella libertad por la cual sus padres habían trabajado y derramado su sangre. Los jesuítas se esparcieron rápidamente por toda Europa y doquiera iban lograban reavivar el papismo.
Para otorgarles más poder, se expidió una bula que restablecía la Inquisición. No obstante el odio general que inspiraba, aun en los países católicos, el terrible tribunal fue restablecido por los gobernantes obedientes al papa; y muchas atrocidades demasiado terribles para cometerse a la luz del día, volvieron a perpetrarse en los secretos y obscuros calabozos. En muchos países, miles y miles de representantes de la flor y nata de la nación, de los más puros y nobles, de los más inteligentes y cultos, de los pastores más piadosos y abnegados, de los ciudadanos más patriotas e industriosos, de los más brillantes literatos, de los artistas de más talento y de los artesanos más expertos, fueron asesinados o se vieron obligados a huir a otras tierras.
Estos eran los medios de que se valía Roma para apagar la luz de la Reforma, para privar de la Biblia a los hombres, y restaurar la ignorancia y la superstición de la Edad Media. Empero, debido a la bendición de Dios y al esfuerzo de aquellos nobles hombres que él había suscitado para suceder a Lutero, el protestantismo no fue vencido. Esto no se debió al favor ni a las armas de los príncipes. Los países más pequeños, las naciones más humildes e insignificantes, fueron sus baluartes. La pequeña Ginebra, a la que rodeaban poderosos enemigos que tramaban su destrucción; Holanda en sus bancos de arena del Mar del Norte, que luchaba contra la tiranía de España, el más grande y el más opulento de los reinos de aquel tiempo; la glacial y estéril Suecia, ésas fueron las que ganaron victorias para la Reforma.
----------------------------------------------
Los jesuitas.-
El protestantismo obligó a la Iglesia Católica a que definiera nuevamente su teología, a que se reorganizara como iglesia y a que evaluara de nuevo sus métodos de acción. Los jesuitas, fruto del catolicismo español, fueron el instrumento más activo en la Contrarreforma. Los católicos habían desarrollado un tremendo fanatismo religioso y patriótico en su lucha contra los moros. En el siglo XVI España se había convertido en la nación más importante del mundo, y la realeza española procuraba establecer su absolutismo en política y en religión.
Ignacio de Loyola (1491-1556) fue especial y eficazmente activo en la prosecución de esta última meta. El fundador de la orden de los jesuitas comenzó como soldado. Fue herido en 1521 en la batalla de Pamplona, abandonó la carrera militar, decidió convertirse en un soldado consagrado al papa y especializarse en la eliminación de los enemigos de la iglesia. Después de experimentar la angustia de luchas internas, ofreció sus servicios al papa para propagar la fe católica y reprimir la herejía. Fundó la Compañía de Jesús en Montmartre, París, en 1534. Esto fue aprobado por el papa Pablo III, en 1540, mediante la bula Regimini militantis Ecclesiae. Los jesuitas pronuncian los votos monásticos acostumbrados, y además hacen un voto particular de obediencia al papa. La orden fue fundada sobre el principio de una completa renuncia al juicio individual y la aceptación de una disciplina militar. Loyola escribió un tratado, Ejercicios espirituales, en el que indica cómo la voluntad del individuo puede y debe someterse y cómo cada persona debería someterse completamente a la voluntad de su superior, el cual personifica a Cristo. Este principio se opone a la idea protestante de que el individuo sólo debe obedecer a su conciencia iluminada por las Escrituras, que son la autoridad suprema en materia de fe.
Los jesuitas pudieron restaurar la confianza de los católicos alemanes. Se infiltraban en las escuelas y tomaban la iniciativa en todas las empresas importantes. También influían en los estadistas mediante un oportunismo maquiavélico y fomentaban la idea de la reserva mental. Deben ser considerados como instigadores de muchas acciones contra los protestantes, como la matanza de San Bartolomé y también las grandes crisis de Alemania que culminaron con la Guerra de los Treinta Años (1618-1648). Los jesuitas demostraron ser una milicia que hizo posible que la Iglesia aplicara sus métodos de autoridad absoluta y centralizara todo su poder en el papado.
El Concilio de Trento.-
El papa temía que se reuniera un concilio de la iglesia; pero el emperador Carlos V lo instó a convocar un concilio, pues aún tenía la ambición de alcanzar la unidad política y religiosa. El concilio, que fue organizado en 1542 en Trento, ciudad imperial italiana, se reunió en forma intermitente desde 1545 a 1563. El concilio debía haber tenido lugar antes; muchos sectores habían pedido una reunión tal, y aun Lutero al comienzo de su obra de reforma había pedido una convocación de esa clase. Cuando el papa Pablo III convocó ese concilio, temía que hubiera presión política; no era tranquilizador el precedente de los concilios reformadores del siglo XV. Pero los jesuitas le ofrecieron una ayuda efectiva. Carlos V, esperando que el problema de la unidad alemana se resolviera, pidió que hubiera una representación de príncipes protestantes y católicos. Pero el papa desde el comienzo estuvo interesado únicamente en doctrinas que deseaba que se definieran como opuestas a los puntos de vista protestantes proclamados en la Confesión de Augsburgo en 1530.
En el primer período (1545-1547) se definió la doctrina católica como una respuesta a los puntos de vista protestantes. Al principio predominaban los dominicos españoles, discípulos de Tomás de Aquino; pero pronto fueron desplazados por los jesuitas. Se decretó que la fuente de la verdad se halla en la Biblia y además en la tradición. Esto dio poder a la iglesia para interpretar la Biblia a su manera. En la definición de la justificación se confirmó la gracia divina como una enseñanza básica, pero también se retuvo la doctrina del mérito de las buenas obras. Se enseñó que el hombre coopera con la gracia divina mediante su libre albedrío, pero las buenas obras aumentan la posibilidad de la justificación. La justificación, se afirmó, depende de los sacramentos, que son medios de salvación, y comienza con el bautismo, el primero de los sacramentos. Se aumenta con la confirmación y la eucaristía, y si se pierde, puede recuperarse mediante la penitencia y la confesión auricular.
En el segundo período del concilio (1551-1552) el emperador exigió que los protestantes participaran de los debates; pero la influencia protestante fue tan débil en la primera fase del concilio que no fue tenida en cuenta; sin embargo, cuando el papa Julio III inauguró este concilio, parecía que podría haber una base de acuerdo entre las dos confesiones. Pero el deseo del emperador de que hubiera unión fue anulado inesperadamente por el retiro de Mauricio de Sajonia, quien abandonó al emperador para servir a la causa protestante. Esto forzó al soberano a alejarse súbitamente del Concilio de Trento y también terminó con toda participación de los protestantes en el concilio.
El Concilio de Trento reanudó sus actividades después de diez años de interrupción, y entró en su tercer período (1562-1563). Mientras tanto el protestantismo se había arraigado firmemente en Alemania y había sido reconocido oficialmente en la Paz de Augsburgo en 1555. En el sector católico los jesuitas habían vuelto a insistir en los métodos de la Inquisición, y se debatió muchísimo la delicada cuestión del poder episcopal. Desde allí en adelante se estableció que el principal dogma es el de la iglesia: una jerarquía divinamente instituida y divinamente preservada. El católico común debía permitir que el sacerdote fuera su guía, su "director espiritual". Un dirigente de influencia, el cardenal Borromeo de Milán, especialista en educación religiosa, instó a que se fundaran seminarios teológicos.
El concilio afirmó especialmente las siguientes instituciones religiosas básicas: (1) el papa, en cuyas manos está el poder de la iglesia, como vicario de Jesucristo; (2) el único texto de la Biblia que se aceptaba era el texto latino (la Vulgata), pero no al alcance de los laicos; (3) los siete sacramentos. Además debían construirse seminarios teológicos, y se creó la Congregación del Index para que examinara todo material impreso a fin de proteger la ortodoxia católica contra las publicaciones nocivas.
Fuente: Comentario Biblico Adventista, Tomo 7, p. 70-71
Leer más >>

viernes, 13 de febrero de 2009

0

El Vaticano tomando las riendas (Parte 2)

Ante la crisis, los obispos de Latinoamérica piden un nuevo orden internacional


No es el resultado de dificultades financieras, sino de una crisis de valores

BOGOTÁ, miércoles, 11 febrero 2009 (ZENIT.org).- La crisis económica y financiera, en particular sus causas, muestra la necesidad de un nuevo orden internacional, consideran los representantes de los obispos de América Latina.
 Así se puede leer en el mensaje que ha redactado la presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), reunida en Bogotá los días 5 y 6 de febrero.
 Continuando la reflexión que ha hecho Benedicto XVI en varias ocasiones, los prelados consideran que "la crisis actual no es el resultado de dificultades financieras inmediatas, sino que es una consecuencia del estado de salud ecológica del planeta y, sobre todo, de la crisis cultural y moral que vivimos, cuyos síntomas son evidentes desde hace tiempo en todo el mundo".
 De ahí la urgente necesidad, según los obispos, "de que la globalización deba regirse por la ética, poniendo todo al servicio de la persona humana creada a imagen y semejanza de Dios".
 "La actual crisis financiera ha puesto de manifiesto el afán excesivo de lucro por encima de la valoración del trabajo y del empleo, convirtiéndolo en un fin en sí mismo", subrayan.
 Esta inversión de valores, siguen advirtiendo, "pervierte las relaciones humanas sustituyéndolas por las transacciones financieras, que debieran estar al servicio de la producción y de la satisfacción de las necesidades humanas".
 "Se ha hecho evidente que la globalización tal y como está configurada actualmente, no ha sido capaz de interpretar y reaccionar en función de valores objetivos, que se encuentran más allá del mercado y que constituyen lo más importante de la vida humana: la verdad, la justicia, el amor, y muy especialmente, la dignidad y los derechos de todos, aún de aquellos que viven al margen del propio mercado".
 La economía internacional, denuncian, "ha concentrado el poder y la riqueza en pocas manos, excluyendo a los desfavorecidos e incrementando la desigualdad".
 Por este motivo, los prelados exigen "considerar seriamente la necesidad de establecer las bases para un nuevo orden internacional, fundado en nuevas reglas de juego, que también tengan en cuenta los valores del Evangelio y la enseñanza social de la Iglesia, a fin de promover una globalización marcada por la solidaridad y la racionalidad, que haga de este Continente no solo el Continente de la esperanza, sino también del amor".
 Es posible leer el Mensaje del Consejo Episcopal Latinoamericano ante la crisis económica en la sección de documentos de la página web de ZENIT (www.zenit.org).

FUENTE:  http://www.zenit.org/article-30160?l=spanish

----------------------------------------------------------------------------------


Mensaje del Consejo Episcopal Latinoamericano ante la crisis económica


BOGOTÁ, miércoles, 11 febrero 2009 (ZENIT.org).- Publicamos el mensaje que ha emitido la presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), reunida en Bogotá los días 5 y 6 de febrero ante la crisis económica.
* * *
1. La presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), reunida en Bogotá los días 5 y 6 de febrero con los obispos directivos de los departamentos y centros, y en el espíritu de la Misión Continental, manifiesta su preocupación y solidaridad ante la grave crisis actual. Al mismo tiempo, llama la atención sobre la responsabilidad que tenemos todos: gobernantes, políticos, empresarios, obreros, asociaciones civiles y comunidades religiosas de los diversos credos, en promover la humanización de las estructuras políticas, económicas y de desarrollo, para que estén al servicio del bien común, de la prioridad del trabajo sobre el capital y de la producción sobre las finanzas. Queremos recorrer juntos este camino de amenazas y oportunidades, apostando a los valores de la democracia, la participación y el diálogo.

2. "Nadie pone un remiendo de tela nueva en un vestido viejo, porque lo añadido hará encoger el vestido y el daño se hará mayor" (Mt 9, 16), palabras del Evangelio que recordó Benedicto XVI en su bendición de Año Nuevo. La referencia hace clara alusión a las medidas que hay que tomar ante la actual crisis económica global. Para el pontífice, esta crisis pone a prueba el futuro de la globalización. En realidad, la crisis actual no es el resultado de dificultades financieras inmediatas, sino que es una consecuencia del estado de salud ecológica del planeta y, sobre todo, de la crisis cultural y moral que vivimos, cuyos síntomas son evidentes desde hace tiempo en todo el mundo. (cf. Benedicto XVI, Homilía del 1 enero de 2009).

3. A la luz de la llamada del Papa, esta situación alarmante nos interpela doblemente: de una parte, nos compromete a expresar nuestra solidaridad en acciones y obras concretas, que facilite la búsqueda de soluciones a los problemas del desempleo, el hambre, la migración forzosa, el deterioro de la salud y la pérdida de calidad de vida de los pobres, que como siempre son las víctimas más afectadas de las crisis; por otra parte, nos estimula a empeñar los mejores esfuerzos de las universidades e institutos católicos, y de investigadores y agentes de pastoral social, para contribuir a la formulación de un nuevo modelo de desarrollo para América Latina y El Caribe, y de un sistema económico mundial mejor regulado, que elimine la pobreza y promueva la justicia y la solidaridad en nuestro Continente, tristemente el más inequitativo del planeta.

4. Los obispos de América Latina y El Caribe, reunidos en Aparecida, advirtieron que la globalización comporta el riesgo del fortalecimiento de los grandes monopolios y de convertir el lucro en valor supremo (cf. Documento de Aparecida, n. 60). De ahí la urgente necesidad de que la globalización deba regirse por la ética, poniendo todo al servicio de la persona humana creada a imagen y semejanza de Dios (Ibíd.). La actual crisis financiera ha puesto de manifiesto el afán excesivo de lucro por encima de la valoración del trabajo y del empleo, convirtiéndolo en un fin en sí mismo.

5. Esta inversión de valores pervierte las relaciones humanas sustituyéndolas por las transacciones financieras, que debieran estar al servicio de la producción y de la satisfacción de las necesidades humanas. Se ha hecho evidente que la globalización tal y como está configurada actualmente, no ha sido capaz de interpretar y reaccionar en función de valores objetivos, que se encuentran más allá del mercado y que constituyen lo más importante de la vida humana: la verdad, la justicia, el amor, y muy especialmente, la dignidad y los derechos de todos, aún de aquellos que viven al margen del propio mercado (cf. DA, n. 61). La economía internacional ha concentrado el poder y la riqueza en pocas manos, excluyendo a los desfavorecidos e incrementando la desigualdad (cf. DA, n. 62).

6. Esto lleva a considerar seriamente la necesidad de establecer las bases para un nuevo orden internacional, fundado en nuevas reglas de juego, que también tengan en cuenta los valores del Evangelio y la enseñanza social de la Iglesia, a fin de promover una globalización marcada por la solidaridad y la racionalidad, que haga de este Continente no solo el Continente de la esperanza, sino también del amor (cf. DA, n. 64). Para lograr este propósito, se hace indispensable la presencia y colaboración de todos los hombres y mujeres de buena voluntad, sin discriminación religiosa, cultural, política e ideológica.

7. Frente al anhelo de construir la paz, una vida más digna y plena para todos y abrir caminos de esperanza a los pobres y excluidos, queremos concluir, haciendo nuestras las preguntas de Benedicto XVI: "¿Cómo no pensar en tantas personas y familias afectadas por las dificultades y las incertidumbres que la actual crisis financiera y económica ha provocado a escala mundial? ¿Cómo no evocar la crisis alimentaria y el calentamiento climático, que dificultan todavía más el acceso a los alimentos y al agua a los habitantes de las regiones más pobres del planeta?" (Discurso a los Miembros del Cuerpo Diplomático, 8 de enero de 2009). Estos cuestionamientos hacen resonar hoy día con mayor vehemencia la dramática pregunta de Dios a Caín que nos afecta a todos, nos interpela y no nos puede dejar indiferentes: "¿dónde está tu hermano?" (Gen. 4, 9).
+ Raymundo Damasceno Assis
Arzobispo de Aparecida, Brasil
Presidente del CELAM
+ Baltazar Enrique Porras Cardozo
Arzobispo de Mérida, Venezuela
Primer Vicepresidente del CELAM
+ Andrés Stanovnik, OFM.Cap.
Arzobispo de Corrientes, Argentina
Segundo Vicepresidente del CELAM
+ Víctor Sánchez Espinosa
Arzobispo electo de Puebla-México
Secretario General del CELAM
+ Emilio Aranguren Echeverría
Obispo de Holguín, Cuba
Presidente del Comité Económico del CELAM

Fuente: http://www.zenit.org/article-30159?l=spanish
Leer más >>

miércoles, 4 de febrero de 2009

1

Incendio predicho

Chicago y Los Ángeles
También pasaron ante mí escenas que pronto tendrían lugar en Chicago y en otras grandes ciudades. A medida que aumentaba la maldad y se retiraba el poder protector de Dios, había vientos destructivos y tempestades. Los edificios eran destruidos por el fuego y derribados por terremotos.
Algún tiempo después se me mostró que la visión de edificios en Chicago y la inversión de los medios de nuestro pueblo para levantarlos, y su correspondiente destrucción, no eran sino una lección práctica para nuestro pueblo, amonestándoles a no invertir grandes sumas en propiedades en Chicago, ni en cualquier otra ciudad, a menos que las providencias de Dios abran positivamente el camino e indiquen claramente el deber de construir o comprar, como sea necesario, a fin de dar la nota de amonestación. Se dio una advertencia similar respecto a construir en Los Ángeles. Repetidamente se me ha instruido que no debemos invertir recursos en la construcción de edificios costosos en las ciudades.-PC 50 (1906).

El Señor dirige advertencias a los habitantes de la tierra, como en el incendio de Chicago y en los incendio de Melbourne, Londres y la ciudad de Nueva York.-Ms 127 (1897)

EVENTOS DE LOS ULTIMOS DIAS, p. 115, 117-118

--------------------------------------------------------------------------

Controlan incendio en la catedral de Chicago
Los bomberos lograron extinguir las llamas que afectaron al techo de la catedral Holy Name. El edificio original ya había quedado destruido en el Gran Incendio de 1871

Holy Name 1
Los bomberos tratan hoy de extinguir un incendio que afecta al techo de la catedral Holy Name, sede de la Archidiócesis de Chicago, en el que, según las autoridades, no se han producido heridos.

El comandante de los servicios de bomberos de la ciudad, Will Knight, dijo al diario The Chicago Tribune que las llamas afectan principalmente al techo y que no se han extendido al interior del templo.

Al menos seis camiones de los servicios de bomberos se han desplazado a las inmediaciones de la catedral, una de las mayores iglesias de los Estados Unidos, según el diario.

La catedral Holy Name original resultó destruida en el Gran Incendio de Chicago en 1871 y la nueva se completó en 1875.

Recientemente, el templo ha sufrido trabajos de restauración y reparaciones después de que los ingenieros encontraran algunos fallos estructurales en el techo.

El diario indicó que las llamas han brotado en tres puntos diferentes del área donde se han producido las reparaciones.


FUENTE: http://www.infobae.com/contenidos/429948-100891-0-Devastador-incendio-en-la-catedral-de-Chicago
Leer más >>

lunes, 19 de enero de 2009

0

Ecumenismo

Esto no es una broma, fue extraido de una página oficial.

http://www.oikoumene.org/en/ecumenical-links/church-ecumenical-organizations/christian-world-communions.html


INCREIBLE????? Saquen sus conclusiones.

Christian World Communions

International organizations of churches of the same tradition or confession have been formed since the middle of the 19th century. Since 1957 there have been annual informal gatherings of the secretaries of such organizations; and it is from among the bodies represented at these meetings that this list is taken, although not all them would define themselves as "Christian World Communions". The links below are either to official web sites or to e-mail dialogue boxes. Not all the organizations listed have web sites or e-mail addresses.

Disclaimer

Ecumenical links is maintained by the World Council of Churches as a service to the ecumenical community. These links are to sites outside the WCC site. The contents of the sites listed here do not necessarily reflect the position or interests of the Council. Rather, we hope they are useful tools in making global connections and accessing information.

All links to other websites are provided simply for your convenience. We have no control over the functioning and contents of these websites and we take no responsibility for the contents or materials that may be found on them, the use to which they are put, or the services and products that they might distribute or sell. We decline all responsibility for any direct or indirect damage possibly arising from the use of our Website or websites with which our Website is linked, whether we know or do not know of the possibility of such damage taking place.


Leer más >>

Entradas populares

Noticias